miércoles, 20 de octubre de 2010

LA INMOLACION DE RUMY MAKI



El Suboficial que incitó a la huelga policial en abril de este año , buscando mejoras salariales, Richard Ortega Quispe , es un abanderado en las luchas reindicativas por los derechos de los policías y su sacrificio e inmolación , no será en vano. Simplemente, alimentará la hoguera y prenderá la chispa , porque en un futuro inmediato, habrá decenas, cientos, miles de RUMY MAKI ( Mano de Piedra), gritando en las calles o movilizándose con hijos, esposas, padres, para reclamar eso que los policías piden a grito : Dignidad.

Hoy , La mayoría de los medios recogen la noticia de que el suboficial que incitó huelga policial Richard Ortega Quispe, conocido como Rumy Maqui (Mano de Piedra) ha sido condenado a 3 años de prisión efectiva por el tribunal Superior Militar Policial , que lo halló responsable e como autor de los delitos de conspiración del personal policial militar, abandono del puesto y desobediencia por haber incitado a través de los medios de comunicación a un paro policial para el 5 de abril último, en demanda de mejoras salariales.

Asimismo, deberá pagar mil soles como reparación civil a favor del Estado Peruano.

Ortega Quispe cumplirá su condena el 15 de febrero de 2013 en una dependencia policial.

El tribunal basó su falló en un video, en donde el oficial es entrevistado por un periodista de un canal de televisión de Ayacucho estando de servicio, y portando su uniforme y arma de reglamento, incitó al personal policial a acatar un paro.

Ortega Quispe apeló el fallo al considerar que es un juicio político.

“Qué están esperando, qué pasé lo mismo que en Ecuador”, expresó.

Por su parte, el fiscal militar policial también apeló la sentencia por considerar que el oficial debe permanecer cinco años en prisión.

La noticia ha caído como un baldazo de agua fría en una gran sector de la policía, principalmente, en la plana subalterna, quienes consideran a este temerario y audaz policía como un paradigma a imitar, pero que no lo hacen , porque para ello se requiere valor y adelantarse a los tiempos.

El Suboficial PNP Ortega Quispe es el Secretario General del Sindicato Único de Policías; un sindicato que se ha adelantado al futuro, tal vez unos treinta o cincuentas años, porque en materia de derechos reinvidicativos para los policías y militares, estamos en la era de las cavernas .

Este sindicato que por hoy funciona en la clandestinidad, causa preocupación, malestar, inquietud en el sector Interior y el comando policial y es motivo de persecución. Es por ello que se dice que esta condena tiene tinte político.

Otras policías del mundo nos llevan años luz en materia de derechos y reinvidicaciones. Cada cierto tiempo, realizan marchas, movilizaciones , pidiendo mejoras salariales y han conformado organismos que actúan como sindicatos .

Por ejemplo, en España, la fuerza policial de carácter militar, que no pueden formar sindicatos, al igual que en el Perú, realizan marchas multitudinarias y ponen entre la espada y la pared al gobierno , creando organismos que actúan de manera similar para reclamar mejoras laborales y profesionales.

Miles de guardias civiles, acompañados de representantes de otros cuerpos policiales, marchan por las calles de Madrid al grito de "¡Zapatero dimisión!" y "¡Rubalcaba dimisión!", entre otras consignas.

Algunos agentes acuden acompañados por sus parejas, familiares e hijos.

Muchos participan en las marchas vestidos de civil porque tienen prohibido manifestarse de uniforme pero media docena de ellos llevaban el tricornio que identifica al Cuerpo, así como gorras o guerreras.

Las protestas transcurren en ambiente festivo y sin incidentes.

"Jornada laboral como la nacional" o "Este Gobierno nos manda al infierno" ,son otros de los gritos que coreaban los asistentes.


Al término de la marcha, los agentes leyeron una carta de apoyo a la Guardia Civil escrita por José Antonio Ortega Lara, el funcionario de prisiones que permaneció 532 días secuestrado por ETA.

La lectura de esta carta abrió el turno de intervenciones, en el que también participaron el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y el secretario general de UGT, Cándido Méndez.


En su carta, Ortega Lara critica al Gobierno por "coartar" los derechos de la Guardia Civil, "que ha sufrido más que nadie el zarpazo de ETA".

También censura que desde el Ministerio del Interior se sancione a los agentes por denunciar el estado en el que se encuentran algunos de sus cuarteles.

"No entiendo por qué el Gobierno coarta sus derechos", insiste la breve misiva, en la que termina lanzando "un mensaje de ánimo" y pide a los guardias civiles seguir trabajando por España.

A pesar de acudir para mostrar su apoyo a los manifestantes, Fernández Toxo ha tenido que escuchar gritos de "¡fuera, fuera!" y "¿Dónde estabas hasta ahora?" cuando ha llegado. Fernández Toxo ha aguantado con gesto serio los gritos, rodeado por los responsables de las asociaciones convocantes de la marcha.

Por su parte, Cándido Méndez ha justificado la presencia sindical en la manifestación de Madrid en defensa de los derechos laborales de los guardias civiles, al tiempo que ha asegurado que no le molestan los abucheos que les profirieron algunos de los asistentes.


También acudió a la manifestación el coordinador general de IU, Cayo Lara, quien ha ofrecido a los agentes el "apoyo pleno" de su organización política para que se conviertan en una organización civil, tal y como indica su propio nombre, y tengan los mismos derechos que otros trabajadores de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

"La Guardia Civil no nació para ser militar", ha señalado a los medios de comunicación en la cabecera de la marcha.


La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y la Unión de Oficiales (UO) se han echado a la calle para exigir mejoras laborales y profesionales.

Y lo hacen con pleno respaldo legal después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) revocara la prohibición de manifestarse decretada previamente por la Delegación del Gobierno en Madrid al entender que era un acto sindical no permitido a los agentes del Instituto Armado.


En una sentencia conocida el pasado jueves, el TSJM subrayaba que los guardias civiles tienen el derecho a manifestarse, aunque no a hacer huelga o a plantear otras actuaciones específicas de los sindicatos, como la declaración de conflicto colectivo y medidas de protesta adicionales.


Las reivindicaciones


Con las protestas , los policías han logrado que el director general de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, haga público algunos de los cambios de la nueva Orden General de Jornada y Horario de Servicio del personal aprobados por el Ministerio del Interior y se fija una jornada semanal de 37 horas y media.

Disfrutar , siempre que el servicio lo permita, de un fin de semana libre al mes, mientras que los llamados "horarios partidos" de mañana y tarde tendrán un carácter "excepcional" y limitado a determinadas unidades burocráticas.

Respecto al descanso posterior a la jornada laboral, tendrá una duración mínima de 12 horas consecutivas y el descanso semanal consistirá en un periodo mínimo ininterrumpido de 48 horas, al que se añadirá las ocho horas siguientes al último servicio, cuando actualmente consiste en un periodo mínimo de 36 horas.

Los cuadrantes de servicio se realizarán cada mes, y sólo podrán modificarse por causa justificada.


En la presentación de la nueva normativa, Velázquez aseguró que el Gobierno ha atendido gran parte de las demandas de las asociaciones guardias civiles que, a su juicio, han reconocido "los avances" conseguidos.

El Ministerio del Interior ha asegurado tras la manifestación de guardias civiles que ha tenido lugar en Madrid que seguirá mejorando las condiciones laborales de los agentes, conjugando los intereses de éstos "con el mantenimiento de los niveles de seguridad" a la que tienen derecho los ciudadanos.


En una nota de prensa, el ministerio que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba asegura que nunca ha abandonado el compromiso de mejorar las condiciones laborales y profesionales de los miembros del instituto armado y que ya en 2004 adoptó una agenda de trabajo con ese objetivo.


En esa agenda figuraban la mejora de las condiciones laborales de los guardias civiles y sus retribuciones; la regulación de los derechos de representación y participación; la adaptación de su régimen disciplinario; el incremento de los días de vacaciones y permisos; el refuerzo de la plantilla y la mejora de sus instalaciones y medios de trabajo.

También se ha multiplicado por trece —de 2,1 millones en 2004 a 26,8 millones en 2010— el presupuesto para la atención social de los guardias civiles y sus familias, y se ha creado el Centro Universitario de la Guardia Civil, que incorpora al Cuerpo al nuevo Espacio Europeo de Educación Superior.

El Ministerio también tiene previsto aprobar una nueva norma sobre clasificación de destinos y comisiones de servicio, con la que se pretende incrementar de forma notable los destinos de concurso de méritos a los que pueda optar un agente.

Todos estos derechos, mejoras salariales y bienestar, los policías de España lo han conseguido a través de manifestaciones, marchas y protestas.

El Suboficial que incitó huelga policial en abril de este año , buscando mejoras salariales, Richard Ortega Quispe , es un abanderado de estas luchas y su sacrificio e inmolación no será en vano. Simplemente, alimentará la hoguera y prenderá la chispa , porque en un futuro inmediato, habrá decenas, cientos, miles de RUMY MAKI , gritando en las callas o movilizándose con hijos, esposas, padres, para reclamar eso que los policias y militares piden a grito : Dignidad.

TESTIMONIO BENEDICTO EN MEGAJUICIO FUJIMORI

KETIN CON VLADIMIRO CONVERSAN SOBRE BENEDICTO Y MARCOS MIYASHIRO 25DIC1999