viernes, 12 de febrero de 2010

PRONUNCIAMIENTO DE LA ASOCIACION DE OFICIALES GENERALES Y ALMIRANTES (ADOGEN)

Ante la situación de malestar creada por las declaraciones de diversas autoridades del Gobierno, anunciando que observarán la ley aprobada por el Congreso de la República que propone una solución al problema económico del personal, ADOGEN SE PRONUNCIA, en el sentido siguiente:

1. ADOGEN recurre a la comprensión de la opinión pública por pronunciarnos sobre estos problemas en un momento en el que la agresión climática victimiza a nuestros compatriotas.Es un hecho que las FFAA cumplen funciones públicas y que acuden, también, en auxilio de las áreas de emergencia y lo hubiera hecho mejor, de estar convenientemente equipadas y que la PNP para el cumplimiento de su rol, requiere una mayor atención a sus necesidades.

2. Dentro de la problemática del Sistema de Defensa Nacional, pendientes de solución, las remuneraciones del personal de las FFAA y PNP es un factor que merece una solución, necesaria, urgente, conveniente y posible. La recuperación de la capacidad disuasiva de las FFAA y la de intervenir eficazmente contra las agresiones de la naturaleza, depende de ellas.

3. El proceso iniciado el 28 de diciembre último, en la Comisión Permanente del Congreso, del Proyecto de la Congresista LOURDES ALCORTA que proponía una bonificación extraordinaria para el año 2010 y cuyo debate se suspendió; y, el proceso continuado con el proyecto modificado y aprobado por unanimidad, el 14 de enero, ha generado un debate público, que confunden a la opinión pública desinformando adrede, con el propósito de dañar la imagen de las FFAA y la PNP. Ante esta situación, ADOGEN cumple con su deber de rectificar y alertar de estos hechos. Este gran debate pone en evidencia, nuevamente, el problema remunerativo de las FFAA y PNP.

4. La ley aprobada en el Congreso, autoriza al Poder Ejecutivo otorgar una bonificación extraordinaria para el 2010 al personal en actividad y retiro; asimismo, autoriza a ejecutar un Programa de Reestructuración de Remuneraciones, Bonificaciones y Pensiones del Personal a partir del presente año y concluir en el término de cinco años; anular esta ley, sin reemplazarla por otra equivalente, constituiría una acción injusta. La reestructuración de las remuneraciones deben sustentarse fundamentalmente en el Proyecto Consensuado con las FFAA y PNP firmado en el Ministerio de Defensa el 19 de Diciembre de 2007. El bono extraordinario aliviaría de inmediato la situación económica del personal, mientras el proceso de reestructuración de remuneraciones, aparecería como una luz al final del túnel, después de más de 20 años de espera y de promesas incumplidas.

5. En razón de que la ley fue aprobada por unanimidad, con la participación de los miembros del partido de gobierno, el personal de las FFAA y PNP tuvo la certeza que esta decisión era inamovible.

6. La solución del problema remunerativo que inició el Dr. Alan García en su primer gobierno y que por diversas razones no se cumplió, ha regresado al Dr. Alan García en su segundo gobierno, para materializarla, conforme al Plan de Gobierno del APRA, en cumplimiento de su ofrecimiento hecho en ADOGEN el 1 de febrero de 2006 y de su promesa de “Fortalecer el honor y la autoestima de las FFAA, y devolverles el sitio que siempre tuvieron en la familia peruana” (Mensaje a la Nación el 28 de julio de 2006). ¡Instamos a que honre su promesa!

La solución requiere de la DECISIÓN POLÍTICA; y ésta, es de su exclusividad.

7. El anuncio del Primer Ministro Javier Velásquez, que se observaría la ley aprobada, causó un profundo malestar en las FFAA y PNP, en especial en las jerarquías de Teniente Coronel y subordinados en los que gravita las necesidades. De observarse la ley se postergaría, también, el inicio de la reestructuración de las remuneraciones.

8. La paciencia que el gobierno solicitó, se ha agotado, nuestra esperanza ha sufrido un duro revés, era obvia la coordinación con el Presidente de la República. Por ello, ha sido frustrante las declaraciones de la Ministra de Economía y Finanzas Sra. Mercedes Araoz, quien desconociendo el problema, y mal asesorada pretendió justificar su negativa a lo aprobado por el Congreso, con cifras erróneas, lo que hace ostensible que no revisó técnicamente el asunto.

9. La ministra se refirió, también, a que un Oficial General percibe el sueldo de un Ministro de Estado; nada más erróneo. Si algún General percibe el sueldo de un Ministro de Estado aproximadamente S/. 15,000.00, este derecho tendría que extenderse a todos los Generales porque así lo establece la legislación vigente y proporcionalmente a todas las jerarquías subordinadas. Cualquier excepción sería ilegal. Esto explica el malestar general ocasionado por sus declaraciones, lo cual la obliga a que aclare su información. La Sra. ministra, también sostiene que se percibe por combustible, como una exclusividad de las FFAA; esta bonificación las reciben las más altas autoridades del Estado. Sostuvo asimismo, la necesidad de desaparecer la “cédula viva”. Conviene que la ministra se entere, que una medida de esa naturaleza, sería la partida de defunción de nuestras FFAA y PNP; es imposible que un joven con condiciones para tener éxito en la vida, pueda optar por la carrera castrense, en la que luego de un sueldo reducido y de una vida llena de sacrificios, privaciones, riesgos y a exclusividad; cuando pase al retiro perciba una pensión paupérrima, de acuerdo a sus aportaciones. ¡Cuidado! ¡Remuneraciones y pensiones, es un par inseparable; diferente que en la actividad civil, por la naturaleza de los servicios!

10. La dignidad no tiene precio. Es asunto de honor pronunciarnos ante el maltrato innecesario e injusto a los miembros de las FFAA y PNP de parte del Jefe Supremo de las FFAA y PNP, quien ante los reclamos llegó a decir que no va a “aumentar los sueldos a ciegas, cuando tenemos que premiar el mérito, la capacitación y el esfuerzo”. Es obvio que, en su opinión, no alcanzamos estos requisitos. Es inaceptable y desmoralizador porque las FFAA y PNP son las instituciones en las que la evaluación, la capacitación y los méritos, se exigen a diario; aspectos que, son esenciales en la vida arriesgada de un militar y de un policía. ¿No son méritos los muertos y discapacitados? Constituye también maltrato el ABUSO DE AUTORIDAD que el Ministerio de Economía y Finanzas, no abone las deudas pendientes que ha reclamado el Ministerio de Defensa.

Por las consideraciones anotadas:

¡Las FFAA y PNP estamos unidas hacia el logro de nuestros derechos, reclamando lo que nos corresponde, no pidiendo dádivas o prebendas a las autoridades encargadas de la administración del Estado!

Miraflores, 3 de Febrero de 2010.

Presidente de ADOGEN

Teniente General FAP (r)

Arnaldo Velarde Ramírez

TESTIMONIO BENEDICTO EN MEGAJUICIO FUJIMORI

KETIN CON VLADIMIRO CONVERSAN SOBRE BENEDICTO Y MARCOS MIYASHIRO 25DIC1999